0

Por último, el corazón

8 de agosto de 2018


Conocí a Margaret Atwood, como muchos de vosotros, por la serie "El cuento de la criada". Sí, se ha convertido en una de mis series favoritas y no por la crudeza de sus imágenes ni por la potencia de su mensaje. Sino porque algo que vemos tan lejano en una serie es capaz de transportarte a tus miedos tan profundos, al nivel de sentir que una distopía tan loca como esa podría ser real en un futuro no muy lejano.

El cuento de la criada se engobla dentro del género distopía, como decía antes, que significa "sociedad ficticia indeseable en sí misma". Vamos, algo que no debería pasar jamás de lo malo que es. Pero no es de esta historia de la que vengo a hablar en este post, puesto que la serie me encantó (y posiblemente tendrá su propia reseña) pero aún no me he atrevido a lanzarme con el libro. Me da miedo que las expectativas que me ha dejado la serie se vengan abajo con la novela, fíjate; si contamos que la primera edición es de 1985 pues igual sí que ha cambiado un poco a lo que vemos hoy en HBO; sobre todo, porque en aquel tiempo hablar de ciertas cosas tan abiertamente no estaba permitido.

Vamos, que el libro todavía no lo he abierto, pero sí que me he lanzado a otro de los tantos libros de la autora. Sé que hace poco se está promocionando "La semilla de la bruja" que se ha publicado, si no me equivoco, este mismo año; pero yo he querido ir un poco más atrás y he empezado con: "Por último, el corazón". Y es que de este título lo que más me llamó la atención fue la sinopsis que le acompaña: 

Stan y Charmaine intentan seguir a flote en medio de la debacle economica y social, hasta que descubren el proyecto Positron, que divide a los habitantes de Consilience en dos mitades que alternaran cada mes sus actividades: un mes disfrutaran del estilo de vida de la clase media, y al siguiente ingresaran en la prisión de Positron y trabajaran para mantener el sistema. Al principio todo funciona estupendamente hasta que empiezan a reconocer las sutiles formas de control que se ejerce sobre ellos.

Después de leer eso, llama la atención. Está publicado en España por la editorial Salamandra. Yo lo leí en ebook, como tantos otros libros que no tienen nada especial como para comprarlos (más caros) en papel y desde luego cumplió las expectativas que le di en un principio.


Porque buscaba una novela amena y sencilla para leer en el inicio de este verano y justo esta me encajó; eso sí, va bajando la intensidad conforme avanzan las páginas. Al principio, te parece todo súper bien ideado y la idea de la trama muy definida. Después, cuando ya vas descubriendo cómo son los personajes y lo que se encuentran en esa 'nueva vida' que van a empezara vivir, las expectativas caen un poco, básicamente porque es todo el rato lo mismo y durante un buen número de páginas, es todo tan igual que llega a aburrir. 

Con el final surge un giro inesperado que quizá (al menos yo) no llegaba a imaginar y sí que le da un poco de picante al asunto; aunque la realidad es que lo terminé por no dejarlo a medio y, eso sí, porque me encantó el estilo a la hora de escribir, describir y narrar de Atwood. 

Seguro leeré más libros de esta autora que me sorprendió bastante, primero con su historia sobre El cuento de la criada y después con la entretenida novela Por último, el corazón. Os la recomiendo si queréis leer algo fresco, ligero y rápido, en lo que queda de verano, Eso sí, yo ahora no sé por dónde seguir porque tengo miedo de que alguna de sus historias me decepcione... Aunque con esa brillante imaginación, parece complicado hacerlo, ¿no?

¿Me recomendáis otra novela de esta autora que no me pueda perder? 

Recuerda: puedes seguirme en Instagram, en el perfil de @versanalidad, donde comparto más libros y lecturas bajo el hashtag #versanabook 

¡Hasta la próxima! 

No hay comentarios

Publicar un comentario