0

Reseña: Un cuento perfecto

27 de marzo de 2020


No sé por qué alguien nos hizo creer que el amor lo arregla todo. No es así. Somos mucho más que pulpa de medias naranjas. La mayor parte de las veces el amor no arregla nada, de la misma manera que casarse no arregla un noviazgo que no funciona ni los hijos reconducen un matrimonio roto. El amor nos pone a prueba. No duele, en absoluto, pero casi siempre exige de nosotros mismos más madurez, menos egoísmo, más valentía. 

  • Mi nota: 3'5/5
  • Género: Narrativa romántica 
  • Editorial: Suma 
  • Fecha de publicación: 20 de febrero de 2020 
  • Páginas: 640

LA SINOPSIS


¿Qué sucede cuando descubres que el final de tu cuento no es como soñabas?
- Érase una vez una mujer que lo tenía todo y un chico que no tenía nada.
- Érase una vez una historia de amor entre el éxito y la duda.
- Érase una vez un cuento perfecto.

LA AUTORA

Elísabet Benavent (Valencia, 1984). La publicación de sus novelas En los zapatos de Valeria, Valeria en el espejo, Valeria en blanco y negro, Valeria al desnudo, Persiguiendo a Silvia, Encontrando a Silvia, Alguien que no soy, Alguien como tú, Alguien como yo, Martina con vistas al mar, Martina en tierra firme y Mi isla se ha convertido en un éxito total de crítica y ventas con más de 800.000 ejemplares vendidos. Los derechos audiovisuales de «Saga Valeria» se han vendido para televisión.

MI OPINIÓN

Si eres fan lectora de Beta Coqueta su  nuevo libro no te va a sorprender. Porque sigue el mismo patrón y el mismo estilo que todos los anteriores: chica conoce a chico, se replantea su vida, intenta cambiar; le va todo bien en ese cambio, de repente hay un giro en el que le va mal y al final acaba como acaba. Acaba como acaba, lo digo, porque este libro sí que tiene algo en su final que no te esperas, a pesar de que se llame un cuento perfecto. Algo que, por supuesto, no te voy a contar, entre otras cosas, porque la autora pide expresamente al final del libro que no lo hagamos. 

Pero vayamos a lo que sí te puedo contar: la protagonista de este libro, Margot, es una mujer de unos treinta años, rica - vamos a llamar las cosas por su nombre -, heredera de una empresa súper potente y también de la élite de Madrid. Su madre es lo más parecido a una aristócrata que te puedes encontrar en la actualidad, pero Margot no termina de sentirse cómoda en el papel que se le impone. Y qué pasa, pues que se va a casar con un chico al que cree querer y que comparte con ella dinero y estatus, pero se da cuenta en el último momento de que igual no lo quiere tanto. 

En esas está cuando conoce a David, un chico más joven y más sencillo que ella, que tiene tres trabajos, muy poco dinero y que duerme en el sofá de un piso compartido. Y pasa lo que previsiblemente tiene que pasar (que no por previsible significa que es malo): se conocen, empiezan a hacer cosas juntos y Margot descubre que hay vida más allá de su rigidez. 

Llegados a este punto - que son también como 400 páginas del libro -, cuando alguien me preguntaba por esta lectura yo decía: "pues el título es claramente un spoiler en sí mismo, porque en estas 400 páginas es lo que viene siendo un cuento perfecto que ya sé cómo va a terminar". Pero claro, me faltaba saber el final y bueno... aunque no estoy muy convencida con el giro, creo que la sorpresa que había estado esperando durante toda la lectura estaba ahí. Y bien. 

Sobre los personajes, te puedo decir que Margot no se parece en nada a Valeria, o a Sofía, o a la protagonista de Mi Isla... Margot es algo así como "una princesa moderna" encerrada en un papel que no le gusta. Creo que si la trama hubiera sido al revés, con el chico rico y la chica sencilla, sería una historia que ya hemos leído mil veces. Pero el fondo es bueno, tiene frases memorables de las que Elísabet siempre nos regala entre sus páginas y, al fin y al cabo, es una novela de las que no puedes dejar de leer (sobre todo al principio y al final, porque a la mitad flojea un poco). 

Sí que he echado de menos un poquito más de protagonismo de los personajes secundarios, a lo que la autora nos tiene acostumbradas. Las conocemos al principio y vivimos su desenlace al final, pero el grueso del libro se centra en la historia de Margot y David y a diferencia de otras novelas de la autora en las que su grupo de amigas, por ejemplo, se convierten prácticamente en protagonistas principales también, aquí he echado de menos esa baza que Beta siempre suele jugar y salirle bien. Las secundarias en este caso son las hermanas de Margot y realmente no llegamos a profundizar demasiado en ellas como para poder entenderlas del todo; son personajes que pasan sin más. 

En definitiva, es un libro muy en su estilo, para leer, por ejemplo, en verano con tiempo y tranquilidad. Cumple lo que se espera de ella: una trama romántica que engancha, capítulos cortos y a dos voces y un final inesperado. Para mí, no es la mejor novela de la autora, por supuesto (creo que Valeria nunca bajará del podio) pero si te gustan este tipo de novelas te satisfará. 

¿La has leído? ¿Qué te ha parecido a ti? 

No hay comentarios

Publicar un comentario