0

Reseña | La chica salvaje

26 de abril de 2020



Kya se miró los pies. ¿Por qué debía ser el herido, el que aún sangra, quien carga con la responsabilidad del perdón? No dijo nada. 

  • Mi nota: 4/5
  • Género: Ficción contemporánea
  • Editorial: Ático de libros
  • Fecha de publicación: 9 octubre 2019 
  • Páginas: 384


LA SINOPSIS

Durante años, los rumores de la existencia de la Chica Salvaje han perturbado la vida de la pequeña localidad de Barkley Cove, un tranquilo pueblo de pescadores en Carolina del Norte. Abandonada a los seis años, Kya es una joven sensible, inteligente y de una belleza insólita que ha sobrevivido en soledad en las marismas, con la naturaleza como única amiga. Es una superviviente nata. Su solitaria vida se complica cuando un hombre aparece asesinado en el pantano y la acusan del crimen. Entonces, todos sus misterios saldrán a la luz. Una magistral novela que nos habla de los secretos del ser humano, las pulsiones que nos mueven y la verdadera naturaleza del amor y del odio.

LA AUTORA

Delia Owens (Georgia, Estados Unidos, 1949) se formó como zoóloga y etóloga. Después de haber escrito varios ensayos científicos, se propuso escribir una novela. Así nació La chica salvaje, publicada en Estados Unidos en agosto de 2018. A sus setenta años, ha sido un debut en narrativa de récord: ha pasado varios meses en primera posición de la lista de libros más vendidos del New York Times, ha vendido más de tres millones de ejemplares y se ha traducido a más de 40 idiomas.

MI OPINIÓN
La Chica Salvaje es una de esas novelas que hay que leer con calma, con el reposo digno de una narrativa descriptiva, paisajística y natural. Es un libro en apariencia simple, no es de los que enganchan desde la primera línea; más bien es de los que se leen como si estuvieras dando un paseo. Dentro de sus páginas te sumerges en un recorrido pausado por el mundo de Kya. Te adentras con ella en las marismas, en las aguas de su pantano y en la naturaleza repleta de especies singulares en las que posiblemente no repararíamos jamás. 

Supongo que, desde una perspectiva americana, el libro calaría mucho más: conociendo más de cerca el entorno en el que se desarrolla la novela, sería mucho más capaz de disfrutar de los detalles. Aún así, desde fuera, también es un viaje digno de recordar. 

Porque la vida de Kya es la de una persona que no lo ha tenido fácil, que ha tenido que vivir sola desde muy pequeña con una realidad familiar que pocos aguantarían. Una niña que, como muchas otras, no ha tenido las oportunidades que se les prometen como derecho a todos los niños y que aún así ha salido adelante. La vida de Kya es corriente y singular a partes iguales; en cualquier otro caso no daría para novela, sin embargo en esta historia es precisamente esa vida la que se convierte en algo extraordinario. 

Porque desde niña hasta mujer, Kya consigue disfrutar de las pequeñas cosas, evitar los prejuicios y desenvolverse en un mundo que no se lo pone nada fácil. Y aún así, consigue enamorarse, consigue intentar avanzar, consigue un trabajo, y vivir de lo que le gusta. Una historia calmada, sin muchos altibajos grandes, enmarcada por un asesinato que hay que investigar y que pone la chispa justa que necesita la historia. 

Ese asesinato desemboca en un juicio contra Kya, que nunca ha salido de su pequeño mundo, y de repente se ve abocada a la sentencia de muerte. ¿Es culpable o inocente esa chica corriente, inocente, que solo quiere que la dejen vivir en paz? La última parte de la novela requiere una lectura mucho más rápida, más intrigante y con un desenlace que es digno de admirar. 

No hay comentarios

Publicar un comentario