0

Reseña | Nada, de Carmen Laforet

17 de mayo de 2020

"Me parecía que de nada vale correr si siempre ha de irse por el mismo camino, cerrado, de nuestra personalidad. Unos nacen para vivir, otros para trabajar, otros para mirar la vida. Yo tenía un pequeño y ruin papel de espectadora. Imposible salirme de él. Imposible libertarme. Una tremenda congoja fue para mí lo único real en aquellos momentos." 

  • Mi nota: 5/5
  • Género: Narrativa clásica
  • Editorial: Ediciones Destino
  • Fecha de publicación: 6 enero 1945 
  • Páginas: 304

LA SINOPSIS

Andrea llega a Barcelona para estudiar Letras. Sus ilusiones chocan, inmediatamente, con el ambiente de tensión y emociones violentas que reina en casa de su abuela. Andrea relata el contraste entre este sórdido microcosmos familiar —poblado de seres extraños y apasionantes— y la frágil cordialidad de sus relaciones universitarias, centradas en la bella y luminosa Ena. Finalmente los dos mundos convergen en un diálogo dramático.

LA AUTORA

Carmen Laforet nació en Barcelona en 1921. A los dos años se trasladó con su familia a Canarias, viviendo en Las Palmas. Allí permaneció hasta los dieciocho años. A esta edad marcha a Barcelona donde estudia, durante tres años, en la Facultad de Filosofía y Letras. En 1944 obtiene con Nada el Premio Nadal, en su primera convocatoria, y se convierte en la revelación de la narrativa española de posguerra, abriendo nuevos horizontes a nuestra literatura. De la misma autora son La isla y los demonios, La llamada, La mujer nueva (Premio Mallorca) y La insolación. 

MI OPINIÓN

Confieso que llevaba años retrasando el momento de leer este libro. Normalmente, cuando se recomienda mucho una novela y cuesta encontrar críticas malas, esas altas expectativas suelen jugarme una mala pasada y hacer que entre a la historia con prejuicios, lo que hace que no me suelan gustar. 

Con nada ocurrió todo lo contrario. Entré en la historia un poco de puntillas, intentándome adaptar a un lenguaje y una forma de escribir que aunque extraña (para mí) al principio, acaba enganchándote hasta el final. Nada no es una novela para leer de pasada. Es una novela para analizar los personajes en profundidad - todos tienen algo más allá de lo que se escribe -; es una novela en la que tienes que saber cómo contextualizar el tiempo, el espacio y la ciudad. 

Una ciudad, Barcelona, que se convierte irremediablemente en un personaje más de la novela: envuelve a Andrea, la protagonista, la acoge y la escupe a la vez en su llegada desde Canarias y en el año que ella pretende usar para estudiar. Andrea, al fin y al cabo, es una chica joven y normal que pretende lograr sus sueños y que quiere estudiar, progresar y buscar una vida feliz. Pero que tiene que lidiar con una familia extraña y algo desestructurada, con una casa que no es su casa, con una sociabilidad a la que no está acostumbrada y, sobre todas las cosas, con una ciudad y un país de postguerra, de hambre, de miedo y de reproches por doquier. 

Esa es la gran virtud de Carmen Laforet en esta novela: que sabe reflejar qué pasaba dentro de muchísimas casas en España en unos años en los que las consecuencias de la guerra seguían en ebullición. Época en la que se entremezclaban la pobreza y el hambre de los más mayores, con los sueños y anhelos de los más jóvenes. Un país volviendo a nacer.

En cuanto a los personajes, decía que es importante mirar más allá porque la voz de Carmen Laforet, a través de Andrea, resulta en todo caso ambigua: hay que leer entre líneas de su relación con su mejor amiga y su familia; sobre por qué su tío Juan se comporta así con su mujer Gloria. ¿Qué le pasa a su abuela? ¿Y Angustias qué puede aportar? 

Una novela para profundizar, para leer con calma y para disfrutar, que se me ha hecho corta y me ha dejado con ganas de leer más. De hecho, en un principio le di cuatro estrellas, pero tras investigar un poco más todo lo que había detrás de este libro y de su autora, se lleva mis cinco estrellas sin discusión. 

No hay comentarios

Publicar un comentario